lunes, 10 de octubre de 2011

Otro desafortunado encuentro con la ley


Como parte de los famosos operativos que tanto cacarea el gobierno para combatir a la delincuencia, por enésima vez me detuvieron mientras iba circulando en mi carro. Acepto que me falta la placa delantera pero eso no es mi culpa, yo se la pedí y pagué al gobierno del DF pero nunca me la entregaron, de eso hace ya cinco años. Como acá le quitan las placas a los carros que comenten alguna infracción nunca me detienen por esa razón. Igual no necesitan pretexto para detenerte.

Me pidieron mi licencia y mi tarjeta de circulación, no me baje del carro por molestar y les molestó porque me pidieron que me bajara. Después de revisar en la computadora los datos del carro uno de los policías le dijo al otro “Está limpio”, me dieron ganas de responderle “Pues claro que estoy limpio idiota, si me detuviste sin ninguna razón”. Lo que mas detesto de los policías es que me sermoneen, éste me dijo que tenía que arreglar lo de la placa de mi carro y soltó una letanía que duró unos cinco minutos a pleno rayo del sol.

Finalmente me dejaron ir, como siempre. Me queda la duda de cuánto tiempo seguirá esto, o quizá es algo arraigado en la propensión de los mexicanos por jugar a la lotería, y les causa más satisfacción atrapar a algún delincuente por suerte que por dedicación y esfuerzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario